Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Casi todas las personas hospitalizadas con COVID-19 desarrollan anticuerpos neutralizantes del virus dentro de los seis días de dar positivo, según indican las nuevas investigaciones.

Los hallazgos serán clave para ayudar a los investigadores a comprender la inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2 y para informar el desarrollo de la vacuna.

La prueba que los investigadores desarrollaron también podría ayudar a determinar si el plasma convaleciente de los supervivientes de COVID-19 puede proporcionar inmunidad a otros, y qué plasma de los donantes debería utilizarse.

La prueba de anticuerpos, validada con muestras de pacientes diagnosticados, ha demostrado que no todas las pruebas de anticuerpos son iguales y que los anticuerpos neutralizantes, que proporcionan inmunidad, tienen características específicas. El estudio se centra en esos anticuerpos neutralizantes, que pueden impedir que el virus infecte a otras células.

También le puede interesar: Expertos enseñan cómo desinfectar su tapabocas de forma adecuada

En el estudio, los investigadores observaron los anticuerpos contra el dominio de unión al receptor (RBD), parte de la proteína de punta en el exterior del virus. El RBD es lo que se adhiere a las células humanas y permite que el virus entre en ellas. Los investigadores se centraron en los anticuerpos contra el RBD porque la secuencia del RBD en el SARS-CoV-2 lo distingue de otros coronavirus que causan el resfriado común.

Las primeras 44 muestras de sangre de pacientes que los investigadores utilizaron en este estudio provenían de pacientes que recibían tratamiento para el COVID-19 en el Hospital Universitario de Emory y en el Hospital Universitario de Emory Midtown.

"Estos hallazgos tienen implicaciones importantes para nuestra comprensión de la inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2, el uso de plasma inmune como terapia y el desarrollo de vacunas muy necesarias", dice el autor colíder Mehul S. Suthar, profesor adjunto de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory y el Centro de Vacunas de Emory. Este estudio sirve como el paso inicial en un esfuerzo de serología mucho más grande".

"Muy pocos equipos de investigación han hecho esto - mirando a neutralizar las respuestas de anticuerpos de las personas que están actualmente en el hospital", dice Suthar, un virólogo e inmunólogo que se especializa en el estudio de la inmunidad a las infecciones virales emergentes. "Este estudio proporciona una instantánea de la respuesta inmune como está sucediendo, no después de que la batalla haya terminado".

El co-autor principal Jens Wrammert, profesor asistente de pediatría, dice que la información sobre los anticuerpos específicos del RBD ayuda a informar el desarrollo de la vacuna ya que los científicos podrían analizar la sangre de los participantes del estudio de la vacuna para los anticuerpos específicos del RBD, como un indicador de la eficacia prevista. También ayuda a determinar los mejores usos potenciales del plasma convaleciente de la sangre de las personas enfermas de COVID-19.

Wrammert dice que los investigadores usarían ahora estos datos para ver cómo se correlacionan con el plasma de los pacientes convalecientes de COVID-19. "El hecho de que estemos viendo una buena neutralización del virus tan pronto durante la infección significa que podemos usar la unión a la RBD como una forma de examinar a los potenciales donantes de plasma".

Además, los investigadores pudieron transferir rápidamente la ciencia al espacio clínico y validar la prueba de anticuerpos para su uso clínico de alto rendimiento con otras 231 muestras de pacientes de los dos hospitales.

Dirigido por John Roback, vicepresidente ejecutivo de operaciones clínicas en el departamento de patología y medicina de laboratorio y director médico de los Laboratorios Médicos Emory, un equipo multidisciplinario desarrolló una prueba altamente sensible y precisa, que normalmente tardaría de seis a nueve meses, en cuestión de semanas.

"Lo que encuentro más emocionante de estos hallazgos es que no sólo previenen la infección, sino que también la tratan", dice Roback.

A medida que diversos grupos económicos y territorios nacionales empiezan a reabrir - la mayoría sin alcanzar los umbrales recomendados por los expertos- un nuevo nivel de análisis de riesgo de COVID-19 comienza para los colombianos y, en general, para los territorios que han sido afectados por la pandemia.

Colombia es uno de los países que ha venido anticipándose y tomando medidas ante el COVID19. Sin embargo, aún falta conocer muchos aspectos, disminuir la curva de contagio y evitar más muertes, por ello es que no todos los establecimientos de comercio y espacios de entretenimiento están abiertos.

También le puede interesar: Integrar la historia clínica y el ERP de la salud, una clave del éxito a bajo costo

A pesar de ello, poco a poco se ha venido permitiendo la reapertura de algunos sectores económicos por eso es necesario conocer ciertas condiciones y estar preparados para la nueva etapa que implica enfrentar el COVID 19.

Actualmente hay diversas preguntas que tienen a muchas personas en vilo. Entre los interrogantes más frecuentes están ¿Debería ir a la playa? ¿Qué hay de la peluquería? ¿Una comida en un restaurante? ¿Visitar a mamá el Día de la Madre?

Los departamentos y entidades encargadas están  luchando por responder al tremendo costo económico de la pandemia y el deseo reprimido de la gente de ser "normal" de nuevo. Pero los expertos en salud pública siguen siendo cautelosos. En muchas áreas, notan, los casos de COVID - y las muertes - siguen en aumento, y algunos temen que nuevas oleadas sigan a la relajación de las restricciones.

"La reapertura no ha vuelto a la normalidad. Se trata de encontrar formas de permitir que la gente vuelva a salir para hacer las cosas que quiere hacer, y los negocios para hacer negocios", dijo la Organización Mundial de la Salud en un comunicado de prensa. "No podemos fingir que el virus ha desaparecido. La gran mayoría de la población sigue siendo susceptible".

Hasta ahora, las reglas de los estados y países varían. Pero implican un tema básico.

"Están haciendo suposiciones de que la gente usará el sentido común y una buena práctica de salud pública cuando salga", dijo el Dr. Georges Benjamin, director ejecutivo de la Asociación Americana de Salud Pública en los Estados Unidos.

A medida que el país y los departamentos empiecen a reabrir, la gente tendrá que sopesar el riesgo frente al beneficio de salir más, junto con su propia tolerancia a la incertidumbre. El resultado final, según los expertos en salud, es que la gente debe seguir estando alerta: Mantener la distancia, usar máscaras, lavarse las manos - y asumir la responsabilidad de su propia salud y la de los que le rodean.

Una advertencia adicional: Todos los consejos se aplican a las personas con riesgo normal de capear la enfermedad. Las personas de 60 años o más y las personas con condiciones de salud subyacentes o sistemas inmunológicos comprometidos deben seguir quedándose en casa.

"Las personas que corren un mayor riesgo de tener una reacción más grave deben seguir teniendo mucho cuidado y limitar el contacto con otras personas", dijo la OMS.

Respuestas a preguntas frecuentes

Entonces, ¿debería ir a la playa?

No hay nada intrínsecamente arriesgado en la playa. Pero, mantenerse alejado de otras personas es vital y por ello es necesario mantener una distancia de 1,80 metros, incluso en el agua. A pesar de ello, las autoridades de salud no han permitido la afluencia debido a que las condiciones no son seguras.

Sin embargo, una cosa de la playa o de cualquier lugar fuera de ella es que hay un alto flujo y movimiento de aire, lo que es muy diferente a estar de pie en un vagón de metro o dentro de un medio de transporte atiborrado de personas.

Aún así, las recientes imágenes de playas y parques, en países donde el aislamiento ha funcionado de manera distinta, plantean dudas sobre si la gente es capaz o está dispuesta a seguir atendiendo a las políticas de alejamiento.

Pero si todos llevamos tapabocas, ¿realmente necesitamos estar a seis pies de distancia?

Sí, por dos razones. Primero, aunque las máscaras pueden reducir la cantidad de gotas expulsadas de la boca y la nariz, no son perfectas.

Las gotas de los estornudos, la tos o incluso del habla se consideran la principal forma de transmisión del coronavirus, ya sea al aterrizar en otra persona o en la superficie. Quienes tocan esa superficie pueden correr el riesgo de infección si luego se tocan la cara, especialmente los ojos o la boca. Usando una máscara, se reduce la cantidad de partículas que salen por la boca.

Esta es una situación simbiótica en la que "Trato de protegerte de mí, pero también me protege de ti".

Y, en segundo lugar, las máscaras no protegen los ojos. Como el virus puede entrar en el cuerpo a través de ellos, estar más alejado también reduce ese riesgo.

¿Debería visitar a mamá en el Día de la Madre?

Esta es una elección compleja para muchas familias. Obviamente, si mamá está en un asilo o en una residencia asistida, la respuesta es claramente no, ya que la mayoría de los centros de atención están cerrados a los visitantes porque el virus ha devastado esa población.

Todavía hay riesgo más allá de esos lugares. Los datos de la OMS muestran que 8 de cada 10 muertes reportadas por el coronavirus son entre personas de 65 años o más. Las condiciones subyacentes, como las enfermedades cardíacas o pulmonares y la diabetes, parecen desempeñar un papel, y los adultos mayores son más propensos a tener tales condiciones.

Entonces, ¿qué pasa si mamá está sana? No hay una respuesta fácil, dicen los expertos en salud pública, porque la forma en que el virus afecta a cualquier persona es impredecible. Y los visitantes pueden estar infectados y no saberlo. Se estima que el 25% de las personas no muestran ningún o pocos síntomas.

"Una reunión virtual es una alternativa mucho más segura este año", dijo Benjamin.

Pero si su familia insiste en un Día de la Madre en persona después de sopesar la salud de mamá (y la de papá también, si está allí), "todos los miembros de la familia deberían hacerse un chequeo médico antes de la reunión", dijo. "Nadie con ningún síntoma de COVID o fiebre debe participar".

La prevalencia de COVID en su región también es una consideración, según los expertos, así como la cantidad de contacto que usted y sus otros miembros de la familia han tenido con otras personas.

Si visitan a mamá, usen máscaras y absténganse de abrazar, besar o cualquier otro contacto cercano, dijo Benjamin.

Mi pelo es un desastre. ¿Y qué hay de ir a la peluquería?

De nuevo, no hay una respuesta clara. Como los salones y las barberías vuelven a abrir en algunos lugares, están tomando precauciones.

Las autoridades recomiendan exigir reservas, limitar el número de clientes dentro de la tienda en un momento dado, instalar barreras de plexiglás entre las estaciones, limpiar a menudo las sillas, los lavabos y otras superficies, y hacer que los estilistas y los clientes lleven máscaras. Pregunte qué medidas está tomando su salón.

"Los empleados deben quedarse en casa si están enfermos o en contacto con alguien que esté enfermo", dijo la Dra. Amanda Castel, profesora de epidemiología en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington.

Considere la posibilidad de limitar la charla durante el corte, ya que hablar de cerca puede aumentar el riesgo.

¿Qué pasa si su estilista está tosiendo y estornudando?

Salga inmediatamente.

Diversas entidades coinciden en que se necesita un poco más de tiempo para comprender plenamente cómo funciona COVID-19 y  para aumentar las pruebas, encontrar tratamientos y, con suerte, una vacuna. Cumplir estas medidas es absolutamente necesario para preservar nuestra vida y la de las personas que nos rodean.

Ante la pandemia que ha afectado al mundo poniéndolo en un confinamiento, casi total, los médicos y el personal de investigación de salud están en una carrera constante por encontrar una vacuna o un tratamiento que permita controlar al Covid-19.

Estos esfuerzos se ven reflejados en las cifras de algunas personas que gracias a medicamentos y experimentaciones han venido dando resultados positivos. Sin embaergo, existe poca claridad sobre cómo están decidiendo los expertos cuál es la posible solución para este virus que paralizó al mundo entero.

Los médicos y científicos de Ontario, por ejemplo, han formado dos poderosos comités para examinar la montaña de estudios científicos a menudo conflictivos e incluso peligrosos sobre la mejor manera de tratar a los pacientes con COVID-19.

Los dos comités -uno encargado de recomendar los medicamentos más eficaces y el otro de determinar la mejor manera de tratar las enfermedades críticas- se formaron para garantizar que el tratamiento de los pacientes hospitalizados con el nuevo coronavirus en Ontario se base en la mejor ciencia disponible.

El Dr. Andrew Morris, especialista en enfermedades infecciosas de la Red de Salud de la Universidad y del Hospital Mount Sinai de Toronto, es el presidente del comité centrado en proporcionar orientación sobre drogas, y quien ha dado algunas directrices sobre cómo tratar pacientes con COVID-19.

Este comité antimicrobiano de 20 miembros formado en marzo incluye especialistas en enfermedades infecciosas, farmacéuticos, especialistas en ética e incluso un paciente que se ha recuperado de COVID-19. Como Morris dice, él y sus colegas sintieron "Había una sensación de fatalidad inminente y necesitábamos estar preparados para tener algo que ofrecer a la gente".

Sopesar la evidencia contra la emoción

El desbordamiento de recomendaciones para los remedios de COVID-19 -algunos de expertos, otros de aficionados- subraya la importancia del trabajo de los dos comités. Por ejemplo, medicamentos como el hidroxicloro, un fármaco antipalúdico... almacenado en todo el mundo a pesar de sus peligrosos efectos secundarios y de las escasas pruebas de eficacia contra COVID-19.

Como veterano en el tratamiento de infecciones letales, Morris dice: "La gente, si se le da la oportunidad, se sobretratará basándose en la emoción y no en la cognición. Escogerán la emoción nueve veces de cada diez".

Morris dice que incluso los médicos más basados en la evidencia han sido influenciados por la atracción de la hidroxicloroquina como un tratamiento fácilmente disponible.

"Ha resultado ser una estafa total", dice. "Estaba claro que no había una revisión por pares, y no había datos concretos sobre el beneficio".

A mediados de abril, el comité antimicrobiano recomendó de manera abrumadora no prescribir hidroxicloroquina, ni siquiera para los pacientes más enfermos.

Han tratado de ser cautelosos en sus recomendaciones porque, como dice Morris, "Ninguno de los medicamentos disponibles hasta ahora están diseñados específicamente para tratar COVID-19. La probabilidad de un tratamiento que cambie el juego en este momento es increíblemente pequeña".

Empezando desde cero

No existen directrices nacionales o provinciales para el tratamiento de la mayoría de las enfermedades infecciosas. Por lo tanto, el comité -todos los voluntarios- ha trabajado completamente desde cero para desarrollar sus recomendaciones y difundirlas a los proveedores de atención médica.

También le puede interesar: HeOn MMS, auditoría integral en salud

El comité no ha recomendado hasta ahora ningún medicamento a menos que el paciente esté inscrito en un ensayo clínico aprobado. Una de las razones, dice Morris, se basa en su experiencia en enfermedades infecciosas y en la experiencia con COVID-19: "El cuerpo humano y la naturaleza harán un trabajo decente en la lucha contra la infección. A menos que sepamos lo que estamos haciendo, lo peor que podemos hacer es dañar a los pacientes con COVID-19".

Los cuidados intensivos basados en la evidencia

Para los pacientes más enfermos de las unidades de cuidados intensivos, un comité de especialistas en cuidados críticos formó el Grupo de Trabajo COVID de la División Interdepartamental de Cuidados Críticos de la Universidad de Toronto para proporcionar orientación sobre los cuidados. Se formó en marzo, al mismo tiempo que el comité antimicrobiano.

Este grupo asesora a los proveedores de cuidados críticos en Ontario sobre el manejo más actualizado de la lectura en los hospitales.

El Dr. Nava Mahan, especialista en cuidados críticos de la Red de Salud Universitaria y miembro del comité dice: "Nuestro trabajo es aplicar la práctica basada en la evidencia que sabemos que funciona, proporciona un beneficio a los pacientes y no los perjudica".

Cinco médicos de cuidados críticos de los mayores hospitales académicos de Toronto forman el comité. Estos médicos cuidan de los pacientes más enfermos de Ontario COVID-19, incluso actualizando las directrices dos veces por semana.

Reflexionando sobre su doble responsabilidad, Mahan dice, "[COVID-19] es algo que nos consume a todos. No hay horas de trabajo durante esta pandemia. Estamos cuidando a los pacientes con enfermedades críticas o tratando desesperadamente de mantenernos al día con la literatura, y mantener nuestras pautas tan actualizadas y útiles como sea posible".

Mahan y sus colegas del comité reciben diariamente información de médicos de todo Ontario y de zonas muy afectadas, como Italia.

"Siento que sabemos tanto como cualquier otra persona en cualquier parte del mundo dado el nivel de colaboración que estamos viendo", dice.

La tentación de los tratamientos no probados

Como Morris, Mahan desconfía de las terapias no probadas.

"Hay un deseo humano de querer hacer algo", dice. "Existe la sensación de que si se administra un medicamento, se siente mejor que no hacer nada".

Sin embargo, excepto por los ensayos clínicos aprobados, advierte que los proveedores de salud deben resistir la necesidad de probar las terapias en los pacientes.

"Porque sabemos que pueden causar un daño significativo y grave", dice.

Es optimista en que los dos nuevos comités prevendrán el daño a los pacientes de Ontario.

"La gente está trabajando las 24 horas del día para asegurarse de que damos a cada paciente la mejor oportunidad de recuperarse, y pueden sentirse cómodos sabiendo que su cuidado será guiado con la mejor evidencia disponible".

La Universidad de Bristol y la empresa derivada Imophoron han anunciado que están listos para probar las candidatas a la vacuna COVID-19 en un programa preclínico.

Los investigadores del Grupo de Investigación de Emergencia de la Universidad COVID-19 (UNCOVER) han unido sus fuerzas con Imophoron, que ha producido múltiples opciones para ser los candidatos a la vacuna COVID-19, basados en su novedosa plataforma de vacunas (llamada ADDomer), a las pocas semanas de que la secuencia del virus esté disponible.

La nueva empresa del Reino Unido, un spin-out biotecnológico de la Universidad BrisSynBio, está liderando el desarrollo de la vacuna y está buscando socios para impulsar el desarrollo de los candidatos a COVID-19 y la plataforma ADDomer.

También le puede interesar: Con la auditoría médica, impacte el costo de forma positiva mediante la gestión en salud

La puesta en marcha, con sede en la Incubadora Unit DX de Bristol, está desarrollando una nueva plataforma de vacunas de respuesta rápida, muy adaptable y fácil de fabricar para combatir las enfermedades infecciosas presentes y futuras. Una ventaja fundamental es la rapidez con que se pueden identificar las vacunas candidatas y se pueden fabricar en grandes cantidades.

Las vacunas de Imophoron son extremadamente estables y no requieren refrigeración, lo que permite potencialmente una distribución sin restricciones en todo el mundo. Es importante señalar que la alta especificidad de la partícula de la vacuna promete un menor riesgo de efectos secundarios potencialmente peligrosos, como se observa en algunas vacunas nuevas.

El profesor Imre Berger, cofundador de Imophoron y Director del Centro Max Planck-Bristol de Biología Mínima de la Universidad, añadió: "COVID-19 (SARS-CoV-2) infecta a las células utilizando su llamada proteína "Spike". La mayoría de las vacunas COVID-19 que se están aplicando actualmente por vía rápida presentan el Spike completo al sistema inmunológico, que reacciona produciendo anticuerpos.

Este enfoque corre el riesgo de inducir anticuerpos que se unen a las partes equivocadas de la espiga y que podrían empeorar la enfermedad aún más. En las vacunas contra el SARS-CoV-1, esto a veces provocaba graves daños en el tejido pulmonar; las vacunas de Imophoron, en cambio, presentan sólo partes muy específicas del Spike esenciales para la entrada de las células y son potencialmente mucho menos propensas a este riesgo".

Frederic Garzoni, fundador y director ejecutivo de Imophoron, dijo: "Hemos optimizado nuestro proceso y ahora podemos diseñar y desplegar vacunas potenciales en unas dos semanas, listas para ser probadas. Con nuestra tecnología, esperamos contribuir a resolver las principales amenazas sanitarias y económicas causadas por virus emergentes como el COVID-19".

La plataforma de Imophoron, el ADDomer, es una partícula sintética, auto-ensamblable, inspirada en la naturaleza, parecida a un virus (VLP). Actualmente en fase preclínica, las vacunas basadas en el ADDomer deberán ser estudiadas en ensayos clínicos en humanos una vez que hayan completado las pruebas preclínicas.

El profesor Adam Finn, Director del Centro de Vacunas Infantiles de la Escuela de Medicina de Bristol y coordinador de UNCOVER, explicó: "Creemos que el enfoque tiene una serie de ventajas potenciales, incluyendo que evita la inducción de respuestas de anticuerpos que mejoran la enfermedad, la fabricación inmediata y la termoestabilidad, evitando la necesidad de almacenamiento en cadena de frío. El historial probado del concepto de VLP para la presentación de antígenos al sistema inmunológico humano, induciendo respuestas de anticuerpos sustanciales y duraderas y protección clínica, también favorece este enfoque".