Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Las lámparas de lava pueden constitutir una herramienta infalible para que los hackers no destruyan ni obtengan sus datos. Es posible que sobre su escritorio, mesa de noche o cualquier otra parte de su oficina u hogar tenga un arma que, no solo lo está protegiendo de problemas informáticos, sino de un sinnúnmero de inconvenientes. 

También le puede interesar: Un malware criptográfico está infectando a las redes corporativas en todo el mundo

Edward Craven Walker vivió para ver su mayor invento, la lámpara de lava, hacer su regreso cultural de finales de los 90. Pero el artesano británico (y famoso nudista, por cierto) murió antes de poder presenciar el potencial digital del siglo XXI de su creación analógica. Dentro de la oficina de San Francisco de la compañía de seguridad web Cloudflare, 100 unidades del genial hardware de Craven Walker ayudan a proteger amplias franjas de Internet de infiltraciones.

¿Como funciona?

Cada vez que se conecta a cualquier sitio web, se le asigna un número de identificación único. Debería ser al azar, porque si los hackers pueden predecir el número, se harán pasar por usted. Las computadoras, que dependen de patrones codificados por el ser humano, no pueden generar verdadera aleatoriedad, pero nadie puede predecir los fascinantes remolinos de aceite, agua y cera que contienen las lámparas de lava y que constituyen la espina dorsal que las hace funcionar. Cloudflare filma las lámparas 24 horas al día, 7 días a la semana y utiliza la disposición siempre cambiante de los píxeles para ayudar a crear una clave criptográfica superpotente. "Todo lo que captura la cámara se incorpora a la aleatoriedad", dice Nick Sullivan, jefe de criptografía de la compañía, y eso incluye a los visitantes que se mueven y la luz que fluye a través de las ventanas. (Cualquier cambio en el calor afecta sutilmente las ondulaciones de esos glóbulos brillantes.)

Seguro, teóricamente, los hackdrs podrían colar su propia cámara en el lobby de Cloudflare para capturar la misma escena, pero la compañía está preparada para tales trucos. Filma los movimientos de un péndulo en su oficina de Londres y registra las medidas de un contador Geiger en Singapur para añadir más caos a la ecuación.