Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Los expertos en control de envenenamientos tienen consejos sobre cómo evitar la intoxicación por alimentos.

"Olvidar la seguridad de los alimentos es una receta para el desastre", dice Diane Calello, ejecutiva y directora médica del Centro de Control de Envenenamiento de Nueva Jersey en la Escuela de Medicina de Rutgers, Nueva Jersey. "No prepare alimentos si tiene algún tipo de enfermedad o infección respiratoria, ya que esto pone a sus invitados en riesgo de enfermarse. No importa cuán ocupada esté su cocina durante las fiestas, siempre recuerde los riesgos de manipular inadecuadamente los alimentos".

La intoxicación alimentaria alcanza su punto máximo durante las épocas de vacaciones, sobre todo en los climas calientes debido a que en estos ambientes permiten que los gérmenes transmitidos por los alimentos se multipliquen rápidamente. "Es importante recordar la 'zona de peligro' en lo que se refiere a la seguridad alimentaria: El riesgo de intoxicación alimentaria aumenta entre 4.4°C y los 38°C", dice Calello. "Los efectos de la intoxicación alimentaria pueden ocurrir entre unas horas y unos días después de la ingestión. Los síntomas pueden incluir náuseas, vómitos, calambres estomacales, diarrea y fiebre".

Consejos que podrían salvarle la vida o al menos evitarle un mal rato

Revise periódicamente las despensas, refrigeradores y congeladores para asegurarse de que no contengan ningún alimento retirado del mercado relacionado con  brotes o situaciones que pongan en peligro la salud. La contaminación de los alimentos es una preocupación real, no sólo para los productos cárnicos y mariscos, sino también para las frutas y verduras frescas.

También le puede interesar: Siete estrategias para tener una buena auditoría en salud y aumentar los ingresos de su organización

Debido a que los alimentos pueden contaminarse en cualquier punto desde la cosecha hasta el proceso de la mesa, recuerde seguir las prácticas básicas de seguridad alimentaria al preparar, cocinar y almacenar los alimentos:

  1. Lávese las manos con agua tibia y jabón antes y después de preparar los alimentos.
  1. Cuando vaya de compras, siempre recoja la carne, las aves o los mariscos justo antes de salir y mantenga estos artículos separados de los demás de su carrito.
  1. Lave bien las frutas y verduras y evite que entren en contacto con superficies o utensilios que hayan estado expuestos a la carne cruda.
  1. Mantenga la carne y las aves en el refrigerador o en una nevera hasta que esté listo para comenzar a cocinar.
  1. Asegúrese de que la carne esté bien cocida, a una temperatura lo suficientemente caliente como para matar las bacterias y gérmenes dañinos.
  1. Divida las sobras en porciones más pequeñas y colóquelas en recipientes poco profundos tapados; esto permite que los alimentos se enfríen adecuadamente para evitar el crecimiento de bacterias.
  1. Ponga todos los alimentos, especialmente los platos calientes, la carne, las aves o los alimentos marinos, las ensaladas o los artículos que contengan mayonesa, en el refrigerador dentro de las dos horas siguientes a la cocción.
  1. Evite comer masa cruda para galletas, rebozado de pan o mezclas para pasteles y brownies, debido a que contienen ingredientes sin cocinar que pueden estar contaminados con una variedad de gérmenes dañinos (bacterias, virus, parásitos): E. coli de la harina y salmonela de los huevos (los productos horneados/cocinados son seguros para comer porque las altas temperaturas en el proceso de cocción matan las bacterias).

Un nuevo estudio relaciona el uso a largo plazo de los inhibidores del malestar estomacal con casos fatales de enfermedad cardiovascular, enfermedad renal crónica y cáncer gastrointestinal superior.

Investigaciones anteriores han vinculado el uso extendido de estos medicamentos, que tratan la acidez estomacal, las úlceras y el reflujo ácido, con un mayor riesgo de muerte prematura. Sin embargo, se sabe poco sobre las causas específicas de muerte atribuidas a las drogas.

Millones de personas consumen a diario este tipo de medicamentos sin receta y los toman sin estar bajo el cuidado de un médico y a menudo indefinidamente. Esta situación está trayendo resultados funestos para quienes abusan de este tipo de sustancias.

Los inhibidores de la bomba de protones  IBP (como se les conoce a este tipo de medicamentos) brindan alivio al reducir el ácido gástrico. Los IBP se encuentran entre las clases de medicamentos más comúnmente utilizados en diversos países del todo el continente.

Los investigadores que llevaron a cabo el estudio también encontraron que dicho riesgo aumenta con la duración del uso de los IBP, incluso cuando los medicamentos se toman en dosis bajas.

"Tomar IBP durante muchos meses o años no es seguro, y ahora tenemos una imagen más clara de las afecciones de salud asociadas con el uso de IBP a largo plazo", dice el autor principal Ziyad Al-Aly, profesor asistente de medicina de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington en San Luis. Ha dirigido varios estudios que asocian los IBP a la enfermedad renal crónica y a un mayor riesgo de muerte.

Otros investigadores han relacionado de forma independiente los IBP con problemas de salud adversos como demencia, fracturas óseas, enfermedades cardíacas y neumonía, entre otros.

Miles de muertes en exceso

Para el estudio, los investigadores examinaron los registros médicos consignados en una base de datos que mantiene el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU y los registros de salud de diversos países de América Latina. Al examinar los datos médicos adquiridos entre julio de 2002 y junio de 2004, los investigadores identificaron a 157,625 personas -en su mayoría hombres blancos de 65 años de edad y mayores- que tenían nuevas recetas para los IBP, y a 56,842 personas que tenían nuevas recetas para otra clase de medicamentos para la supresión del ácido conocidos como bloqueadores H2. Hicieron un seguimiento de los pacientes -214.467 en total- durante un máximo de 10 años.

Los investigadores encontraron un aumento de 17 por ciento en el riesgo de muerte en el grupo de IBP en comparación con el grupo de bloqueadores H2. Calcularon 45 muertes en exceso atribuibles al uso de PPI a largo plazo por cada 1,000 personas. Las tasas de mortalidad de los IBP fueron de 387 por cada 1,000 personas, y las tasas de mortalidad de los bloqueadores H2 fueron de 342 por cada 1,000.

"Dados los millones de personas que toman IBP regularmente, esto se traduce en miles de muertes en exceso cada año", dice Al-Aly, nefrólogo y epidemiólogo clínico.

El uso de IBP se asoció con muertes causadas por enfermedad cardiovascular, enfermedad renal crónica y cáncer gastrointestinal superior. Específicamente, 15 de cada 1,000 de los usuarios de IBP murieron de enfermedad cardiaca, cuatro de cada 1,000 de enfermedad renal crónica y dos de cada 1,000 de cáncer estomacal. Las tasas de mortalidad por enfermedad cardiovascular fueron de 88 en el grupo de IBP y 73 en el grupo de bloqueadores H2. Para el cáncer de estómago, las tasas de mortalidad fueron seis en el grupo de IBP y cuatro en el grupo de bloqueadores H2. Las tasas de mortalidad por enfermedad renal crónica fueron de ocho y cuatro en los grupos de bloqueadores PPI y H2, respectivamente.

El uso excesivo y el abuso de IBP

Además, el estudio encontró que más de la mitad de las personas que tomaban IBP lo hacían sin necesidad médica, aunque los datos no indicaban por qué a los pacientes se les habían recetado IBP. Entre este grupo, las muertes relacionadas con los IBP fueron más comunes, con casi 23 personas por cada 1,000 muriendo de enfermedad cardiaca, casi cinco por cada 1,000 de enfermedad renal crónica y tres de cáncer de estómago.

"Lo más alarmante para mí es que las personas que toman IBP pero no los necesitan pueden sufrir daños graves", dice Al-Aly. "El uso excesivo no está exento de daños".

El estudio también reveló que más del 80 por ciento de los usuarios de IBP tomaban dosis bajas del medicamento recetado, o las equivalentes a las ofrecidas en versiones de venta libre. "Esto sugiere que el riesgo podría no estar limitado a los IBP recetados, sino que también podría ocurrir en dosis de venta libre", dice.

Por estos motivos es que si usted sufre de molestias estomacales no abuse de este tipo de medicamentos y tenga en cuenta que la supervisión médica es esencial, no se automedique y recuerde consumir alimentos que no sean nocivos para su organismo.