Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Los expertos en control de envenenamientos tienen consejos sobre cómo evitar la intoxicación por alimentos.

"Olvidar la seguridad de los alimentos es una receta para el desastre", dice Diane Calello, ejecutiva y directora médica del Centro de Control de Envenenamiento de Nueva Jersey en la Escuela de Medicina de Rutgers, Nueva Jersey. "No prepare alimentos si tiene algún tipo de enfermedad o infección respiratoria, ya que esto pone a sus invitados en riesgo de enfermarse. No importa cuán ocupada esté su cocina durante las fiestas, siempre recuerde los riesgos de manipular inadecuadamente los alimentos".

La intoxicación alimentaria alcanza su punto máximo durante las épocas de vacaciones, sobre todo en los climas calientes debido a que en estos ambientes permiten que los gérmenes transmitidos por los alimentos se multipliquen rápidamente. "Es importante recordar la 'zona de peligro' en lo que se refiere a la seguridad alimentaria: El riesgo de intoxicación alimentaria aumenta entre 4.4°C y los 38°C", dice Calello. "Los efectos de la intoxicación alimentaria pueden ocurrir entre unas horas y unos días después de la ingestión. Los síntomas pueden incluir náuseas, vómitos, calambres estomacales, diarrea y fiebre".

Consejos que podrían salvarle la vida o al menos evitarle un mal rato

Revise periódicamente las despensas, refrigeradores y congeladores para asegurarse de que no contengan ningún alimento retirado del mercado relacionado con  brotes o situaciones que pongan en peligro la salud. La contaminación de los alimentos es una preocupación real, no sólo para los productos cárnicos y mariscos, sino también para las frutas y verduras frescas.

También le puede interesar: Siete estrategias para tener una buena auditoría en salud y aumentar los ingresos de su organización

Debido a que los alimentos pueden contaminarse en cualquier punto desde la cosecha hasta el proceso de la mesa, recuerde seguir las prácticas básicas de seguridad alimentaria al preparar, cocinar y almacenar los alimentos:

  1. Lávese las manos con agua tibia y jabón antes y después de preparar los alimentos.
  1. Cuando vaya de compras, siempre recoja la carne, las aves o los mariscos justo antes de salir y mantenga estos artículos separados de los demás de su carrito.
  1. Lave bien las frutas y verduras y evite que entren en contacto con superficies o utensilios que hayan estado expuestos a la carne cruda.
  1. Mantenga la carne y las aves en el refrigerador o en una nevera hasta que esté listo para comenzar a cocinar.
  1. Asegúrese de que la carne esté bien cocida, a una temperatura lo suficientemente caliente como para matar las bacterias y gérmenes dañinos.
  1. Divida las sobras en porciones más pequeñas y colóquelas en recipientes poco profundos tapados; esto permite que los alimentos se enfríen adecuadamente para evitar el crecimiento de bacterias.
  1. Ponga todos los alimentos, especialmente los platos calientes, la carne, las aves o los alimentos marinos, las ensaladas o los artículos que contengan mayonesa, en el refrigerador dentro de las dos horas siguientes a la cocción.
  1. Evite comer masa cruda para galletas, rebozado de pan o mezclas para pasteles y brownies, debido a que contienen ingredientes sin cocinar que pueden estar contaminados con una variedad de gérmenes dañinos (bacterias, virus, parásitos): E. coli de la harina y salmonela de los huevos (los productos horneados/cocinados son seguros para comer porque las altas temperaturas en el proceso de cocción matan las bacterias).