Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Sonia Bishop, profesora asociada de psicología y neurociencia cognitiva en la Universidad de California, Berkeley, ha estudiado la ansiedad y cómo afecta a la toma de decisiones.

Entre otros descubrimientos, la investigación de Bishop ha encontrado que las personas ansiosas toman peores decisiones en medio de la incertidumbre, que ciertas debilidades en el cableado del cerebro están relacionadas con la ansiedad, y que hacer crucigramas y otras actividades para afinar el cerebro ayuda a reducir la ansiedad.

Aquí, Bishop habla de cómo manejar la ansiedad en medio de la pandemia sin precedentes COVID-19 y lograr una cierta paz y calidad de vida en las próximas semanas y meses:

 ¿De qué sirve la ansiedad en el mundo actual?

El miedo y la ansiedad ayudaron a nuestros primeros ancestros a sobrevivir amenazas muy reales. Hoy en día, nuestra respuesta al miedo nos ayuda a actuar rápidamente ante los peligros modernos, como congelarnos en el lugar en lugar de ponernos en el camino de un coche que va a toda velocidad. En el caso de esta pandemia de COVID-19, nuestra ansiedad nos motiva a seguir diferentes cursos de acción y a identificar las mejores opciones disponibles. Este proceso de simulación puede dar lugar a una planificación futura exitosa, pero también a una preocupación crónica, que puede ser agotadora, angustiosa y debilitante.

Las respuestas a esta pandemia van desde la negación hasta la fiesta y la catástrofe. ¿Cuál es un término medio razonable?

Si le dijera que la persona a su lado en un bar tiene una probabilidad de 1 en 10.000 de tener Covid-19, podría responder de manera muy diferente que si le dijera que el riesgo es de 1 en 1.000, 1 en 100, o incluso 1 en 10. Por el momento, no sabemos cómo responder, porque la probabilidad de exposición al virus está cambiando rápidamente.

En tiempos de incertidumbre, nuestros rasgos de personalidad tienen una gran influencia en cómo reaccionamos basados en nuestras suposiciones sobre el mundo y nuestro nivel de "sesgo de optimismo". Las investigaciones de los psicólogos Ronnie Janoff-Bulman y Neil Weinstein muestran que, para ir por la vida, muchos de nosotros usamos suposiciones subconscientes y autoprotectoras, por ejemplo, que el mundo es un lugar bueno y seguro y que las cosas malas le pasan a otras personas, no a mí. Cuando las probabilidades de peligro son muy bajas, por ejemplo, como morir en un accidente de avión, estas suposiciones nos protegen de la preocupación.

Sin embargo, con esta pandemia, el sesgo de optimismo puede llevarnos a ignorar la orientación sobre el distanciamiento social y posiblemente enfermarnos o transmitir el virus a un ser querido y, sin saberlo, contribuir a la propagación del virus y, lamentablemente, a las muertes. Este es un riesgo particular para los jóvenes que pueden tener pocos síntomas, si es que tienen alguno, y es especialmente probable que se sientan invulnerables.

Mientras tanto, las personas que han experimentado y se han adaptado a que sucedan cosas malas pueden adoptar la suposición subconsciente de que tomar ciertas acciones puede evitar que sucedan cosas malas. Esto puede explicar el pánico en las compras e incluso un aumento en la compra de armas. La gente está tratando de ganar una sensación de control sobre la situación que les haga sentir seguros. Con suerte, si la gente se da cuenta de esto, puede ser capaz de detenerse y preguntarse, "¿Realmente necesito un arma?" o, más mundanamente, "¿Puedo dejar ese paquete extra de papel higiénico para otra persona?"

¿Cómo debemos caracterizar esta pandemia y sus peligros para los niños?

Las investigaciones sugieren que los niños pueden poseer los modelos más extremos del mundo como un lugar seguro y controlable. Esos modelos están reforzados por adultos que tratan de protegerlos de lo peor del mundo. Si los modelos del mundo como lugar seguro de los niños son sacudidos repentinamente, pueden sufrir reacciones de ansiedad o estrés. Por lo tanto, con COVID-19, tenemos que ayudarles a ajustarse con suavidad. Tal vez podamos decirles que nos quedamos más en casa porque hay un nuevo bicho que puede enfermar bastante a los ancianos, así que no queremos arriesgarnos a contagiarlos. También ayuda a darles respuestas adecuadas a la edad y a tranquilizarlos. Por ejemplo, puedes decirles que los niños no parecen enfermarse mucho por ello.

¿Cuál es la mejor manera de dejar de “catastróficar”?

En términos del panorama general, recuerde que en los últimos 100 años hemos sobrevivido a las guerras mundiales y reconstruido rápidamente la sociedad. Los gobiernos ya están ocupados poniendo en marcha medidas para ayudar a la gente financieramente. Esperemos que aquellos que puedan dar generosamente a las organizaciones benéficas para los menos afortunados. De día en día, traten de ser tan positivos como puedan. Pasen tiempo con sus seres queridos, tengan largas charlas por teléfono con sus parientes mayores. Cuando perdí a mi padre hace unos años, aprecié el tiempo que habíamos pasado juntos el año anterior a su muerte. Aunque es un reto al máximo, la situación actual nos da la oportunidad de pasar más tiempo de calidad en persona, o por teléfono o video, con aquellos que nos importan.

 Entonces, ¿qué podemos hacer para canalizar nuestra ansiedad de manera productiva?

Cuando somos empáticos y pensamos en los demás, a menudo nos damos cuenta de que dejamos de preocuparnos por nosotros mismos. No puedo enfatizar lo suficiente lo mucho que necesitamos ser altruistas en este momento y pensar en los vulnerables de nuestra sociedad.

En primer lugar, siga los consejos de distanciamiento social publicados en su zona y haga un esfuerzo especial para llegar a las personas que viven solas, especialmente a las que sufren de depresión y ansiedad. Siga extendiendo la mano, no sólo durante las primeras semanas. También esté atento a los signos o síntomas de depresión en usted y en los demás.

Lo siguiente más importante es hacer planes concretos sobre cómo pasar las siguientes semanas y meses en lugar de dejar que la mente deambule por todas las cosas posibles que puedan suceder. A continuación, se presentan algunas formas de controlar la ansiedad mientras se está bajo órdenes de quedarse en casa en las próximas semanas o meses:

Abastecerse de suministros médicos y de alimentos de manera calmada y mesurada sin comprar y acaparar con pánico.

Piense en lo que le gusta hacer en casa, como la jardinería, y dedique tiempo a esas actividades. Tome un baño relajante si tiene una bañera.

Si tiene hijos, juegue o lea con ellos y organice citas de juego en línea. Esté atento a las señales de estrés.

Manténgase en contacto regular con su familia y amigos a través de sus dispositivos digitales y/o canales de medios sociales.

Tómese un descanso de los aparatos electrónicos y juegue a juegos de mesa, cartas u otros juegos con los miembros de su hogar.

Limite la frecuencia con la que ve las noticias.

Haga del sueño, una dieta saludable y el ejercicio una prioridad.

Un grupo de investigadores ha trazado un mapa de las respuestas inmunológicas de uno de los primeros pacientes australianos con COVID-19, mostrando la capacidad del cuerpo para combatir el virus y el tiempo de recuperación de la infección.

Los investigadores pudieron analizar muestras de sangre en cuatro momentos diferentes en una mujer de 40 años, por lo demás sana, que se presentó con COVID-19 y tenía síntomas de leves a moderados que requerían una admisión en el hospital.

Un informe sobre el trabajo describe cómo el sistema inmunológico del paciente respondió al virus. Uno de los autores del trabajo, Oanh Nguyen, investigador del Instituto Peter Doherty para la Infección y la Inmunidad (Instituto Doherty), una empresa conjunta entre la Universidad de Melbourne y el Hospital Real de Melbourne, dice que éste es el primer informe de respuestas inmunológicas amplias al COVID-19.

"Examinamos toda la amplitud de la respuesta inmunológica en este paciente utilizando los conocimientos que hemos acumulado a lo largo de muchos años de examinar las respuestas inmunológicas en pacientes hospitalizados con gripe", dice Nguyen.

"Tres días después de que el paciente ingresara, vimos grandes poblaciones de varias células inmunitarias, que suelen ser un signo revelador de la recuperación durante la infección de gripe estacional, por lo que predijimos que el paciente se recuperaría en tres días, que es lo que ocurrió".

El equipo de investigación pudo hacer esta investigación tan rápidamente gracias a SETREP-ID (Sentinel Travellers and Research Preparedness for Emerging Infectious Disease), dirigido por el médico de enfermedades infecciosas del Royal Melbourne Hospital, Irani Thevarajan.

SETREP-ID es una plataforma que permite que se realice una amplia gama de muestreos biológicos en los viajeros que regresan en caso de un nuevo e inesperado brote de enfermedades infecciosas, que es exactamente como comenzó COVID-19 en Australia.

"Cuando surgió COVID-19, ya teníamos la ética y los protocolos en marcha para poder empezar rápidamente a examinar el virus y el sistema inmunológico con gran detalle", dice Thevarajan. "Ya establecido en varios hospitales de Melbourne, ahora planeamos desplegar SETREP-ID como un estudio nacional."

Trabajando junto con Katherine Kedzierska, una jefa de laboratorio del Instituto Doherty, el equipo pudo diseccionar la respuesta inmune que condujo a una recuperación exitosa de COVID-19, que podría ser el secreto para encontrar una vacuna efectiva.

"Demostramos que aunque COVID-19 está causada por un nuevo virus, en una persona por lo demás sana, una robusta respuesta inmunológica a través de diferentes tipos de células se asoció con la recuperación clínica, similar a lo que vemos en la gripe", dice Kedzierska.

También le puede interesar: El coronavirus chino, una epidemia de desinformación

"Este es un increíble paso adelante en la comprensión de lo que impulsa la recuperación de COVID-19. La gente puede usar nuestros métodos para entender las respuestas inmunológicas en las cohortes más grandes de COVID-19, y también entender lo que falta en aquellos que tienen resultados fatales".

Thevarajan dice que las estimaciones actuales muestran que más del 80% de los casos de COVID-19 son de leves a moderados, y entender la respuesta inmune en estos casos leves es una investigación muy importante.

"Esperamos ahora expandir nuestro trabajo a nivel nacional e internacional para comprender por qué algunas personas mueren a causa de COVID-19, y construir más conocimientos para ayudar en la rápida respuesta de COVID-19 y futuros virus emergentes", dice.