Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de Swansea ha desarrollado una nueva tecnología para vigilar el colesterol en el tejido cerebral que podría descubrir su relación con la enfermedad neurodegenerativa y preparar el camino para el desarrollo de nuevos tratamientos.

La investigación muestra las principales localizaciones del colesterol en el cerebro y en qué moléculas se puede convertir.

El cerebro es un órgano notablemente complejo, con el colesterol y sus metabolitos apuntalando la función del cerebro. El metabolismo desregulado del colesterol está vinculado a una serie de trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer, el Parkinson, la enfermedad de Huntington, la esclerosis múltiple y la enfermedad de las neuronas motoras.

Se sabe que el colesterol no está distribuido uniformemente en las diferentes regiones del cerebro; sin embargo, hasta ahora no se dispone de tecnología para trazar un mapa del metabolismo del colesterol en lugares definidos del cerebro a niveles microscópicos, y para visualizar cómo cambia en los nichos patológicos del cerebro.

También le puede interesar: La auditoría médica integral: un factor de vital importancia en estos tiempos de emergencia sanitaria

Aquí, los investigadores describen una avanzada plataforma de imágenes de espectrometría de masas para revelar el metabolismo espacial del colesterol en el cerebro de un ratón con una resolución micrométrica a partir de rebanadas de tejido. Los investigadores mapearon no sólo el colesterol, sino también los metabolitos biológicamente activos que surgen de la renovación del colesterol. Por ejemplo, descubrieron que el 24S-hidroxicolesterol, el principal metabolito del colesterol en el cerebro, es unas diez veces más abundante en el estriado que en el cerebelo, dos regiones que participan de diferentes maneras en el movimiento voluntario y la cognición.

La nueva tecnología procede de una década de investigación en la Universidad de Swansea, donde el equipo ha elaborado métodos para revelar los diferentes metabolitos del colesterol en cantidades muy pequeñas del cerebro, tan pequeñas como la punta de un bolígrafo.

El profesor William Griffiths, que codirigió el estudio desde la Universidad de Swansea, añadió: "Aunque nuestro trabajo fue con un ratón, la tecnología puede utilizarse de forma similar en humanos en un laboratorio de investigación o en un entorno clínico, y podría tener un valor revolucionario cuando se vincula a la neurocirugía".

"El tejido extirpado durante la cirugía podría ser rápidamente perfilado por nuestro método en la clínica y utilizado para distinguir el tejido sano del enfermo, informando al cirujano sobre el siguiente paso de la operación".

El profesor Yuqin Wang añadió: "Esta tecnología que localiza con precisión las moléculas en el cerebro nos ayudará a comprender mejor la complejidad de la función cerebral y cómo cambia en los trastornos neurodegenerativos".

"Nuestros resultados muestran que la renovación del colesterol es particularmente alta en el estriado, el área más afectada en la enfermedad de Huntington. Aplicaremos este método para averiguar cómo se asocia el metabolismo del colesterol con esta enfermedad. Esto puede conducir al desarrollo de nuevas terapias para una enfermedad que actualmente no tiene cura."