Imprimir esta página
Monday, 27 July 2020 15:43

Estudio muestra que tres medicamentos actualmente en el mercado pueden tener efectos inesperados

Escrito por HeOn Health on line
Valora este artículo
(0 votos)

Un nuevo estudio en el cual se analizaron 1.443 medicamentos reveló que tres medicamentos de prescripción actualmente en el mercado causaban cambios inesperados en  gusanos, lo que prueba  que podrían apuntar a efectos potenciales no reconocidos en los humanos.

El estudio muestra que un gusano nematodo microscópico llamado C. elegans, que se utiliza comúnmente en los experimentos de biología, puede servir como una herramienta rápida y barata para identificar objetivos para estudios de seguridad o eficacia de los medicamentos.

 Este trabajo también pone de relieve la necesidad de una evaluación continua de los medicamentos incluso después de la aprobación de las entidades encargadas de su aprobación.

"No esperábamos ver algo tan dramático y obvio, pero tres medicamentos causaron cambios fisiológicos distintos en estos gusanos", dijo Antony Jose, profesor asociado de biología celular y genética molecular de la Universidad de Maryland y autor principal del estudio. "Esto realmente resalta cuán poco explorados están estos medicamentos".

Jose enfatizó que el estudio no concluye que los tres medicamentos, que han sido aprobados, sean tóxicos para los humanos o tengan efectos secundarios no identificados en personas. La investigación mostró que estas drogas, que están actualmente en el mercado, pueden tener impactos en los procesos celulares que no han sido explorados previamente según la literatura científica.

C. elegans tiene miles de genes que son similares a los genes humanos y comparten funciones biológicas similares, razón por la cual los gusanos se utilizan a veces en las primeras pruebas de toxicidad de nuevos compuestos. Si las investigaciones ulteriores revelan que los compuestos afectan a genes o procesos celulares de C. elegans que se comparten con los seres humanos, estudios adicionales podrían identificar posibles efectos secundarios o proporcionar información sobre la forma en que funcionan los medicamentos a nivel molecular que podría mejorar el desarrollo futuro de los mismos.

También le puede interesar: Con la auditoría en salud, impacte el costo de forma positiva mediante la detección oportuna y gestión efectiva

En el estudio actual, el anticoagulante ticlopidina y el antifúngico sertaconazol causaron burbujas que parecen ser medicamentos acumulados en la garganta de los gusanos, distorsionando físicamente esa parte de sus cuerpos. En algunos casos, los gusanos murieron después de la exposición a los medicamentos, pero no está claro si la muerte fue causada por la acumulación en la garganta o por algún otro mecanismo. La ticlopidina se utiliza a veces para prevenir los coágulos de sangre cuando se inserta un stent para abrir un vaso sanguíneo de un paciente, y el sertaconazol se utiliza para tratar el pie de atleta.

El tercer medicamento, el dexlansoprazol, es un inhibidor de la bomba de protones que se utiliza para tratar la acidez estomacal. Este medicamento causó defectos de muda en los gusanos. Aunque los humanos no mudan, los genes de C. elegans involucrados en la muda son similares a los genes humanos involucrados en la secreción de colágeno, que es el principal componente estructural de los tejidos conectivos, como la piel y el cartílago. Esto significa que los procesos moleculares que permiten la muda en el C. elegans podrían ser similares a los que permiten la secreción de colágeno en los humanos, y si la medicación interrumpe uno de esos procesos, también podría afectar la secreción de colágeno en los humanos.

Los investigadores hicieron su descubrimiento por casualidad mientras el autor principal, Kyle Galford (B.S. '19, ciencias biológicas), que ahora trabaja en Novogene, buscaba compuestos de drogas que pudieran interrumpir la regulación de los genes. Para llevar a cabo el estudio, Galford aplicó gotas de 1.443 diferentes medicamentos aprobados por la FDA en diferentes placas de Petri que contenían gusanos C. elegans.

Los gusanos habían sido diseñados en el laboratorio para tener un gen fluorescente que fue desactivado. Dos días después, los investigadores inspeccionaron los gusanos bajo el microscopio para ver si alguno de los medicamentos activaba el gen fluorescente, lo que significaba que habían interrumpido con éxito la regulación del gen fluorescente. Ninguno de los medicamentos encendió el gen fluorescente, pero los científicos notaron inmediatamente otros cambios en tres lotes de gusanos, los expuestos a la ticlopidina, el sertaconazol y el dexlansoprazol. Todos los 1.443 medicamentos fueron probados a la misma concentración, y estos fueron los únicos tres que produjeron cambios observables en los gusanos, lo que apoya la necesidad de más investigaciones.

Aunque casi todos los medicamentos se prueban para determinar su toxicidad en mamíferos como los ratones antes de avanzar a los ensayos con seres humanos, actualmente es imposible examinar todos los posibles efectos fisiológicos de un medicamento antes de que se permita su comercialización. Esto significa a veces que los efectos secundarios se descubren años después de que un fármaco esté en uso.

El estudio actual sugiere que la evaluación de los medicamentos que ya están en el mercado utilizando un organismo sencillo y bien estudiado como el C. elegans podría proporcionar un método fácil y barato para identificar las áreas en las que podría ser útil una mayor investigación.

"Para pensar en riesgos imprevistos, necesitamos una mentalidad diferente", dijo José. "Incluso las drogas más comúnmente usadas no son estudiadas exhaustivamente antes de llegar al mercado. Pero podemos pensar que sólo porque se usan tan comúnmente, ya debemos saber todo sobre ellas. Cuanto más gente se expone a una droga, más necesitamos estudiarla".

Visto 152 veces