Noticias sobre salud y tecnología en Colombia y el mundo

Encuentre todo sobre el panorama actual sobre salud y tecnología.

Wednesday, 22 April 2020 10:57

Investigadores explican cómo desinfectar el tapabocas de forma adecuada

Escrito por HeOn Health on line
Valora este artículo
(1 Voto)

Debido al número desconocido de personas asintomáticas infectadas con el SARS-CoV-2, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades  de diferentes partes del mundo han recomendado a todos los ciudadanos que se cubran la cara cuando estén en público.

Más recientemente, algunos estados han exigido que se cubran los rostros. Muchas personas están usando coberturas caseras, pero estos mandatos potencialmente aumentan la demanda de máscaras faciales médicas, exacerbando la escasez de personal médico y de primeros auxilios.

Una forma de ampliar la oferta de mascarillas desechables es desinfectarlas y reutilizarlas. Recientemente una nueva investigación, desarrollada por la Universidad de Columbia, demostró que las mascarillas desechables pueden ser desinfectadas calentándolas sin comprometer su eficacia. También se comparó la efectividad de las máscaras de grado médico con las caseras, y se examinó la viabilidad de mejorar las máscaras con clips caseros para la nariz.

Trabajos anteriores de otros sobre la desinfección de máscaras desechables han demostrado que calentarlas durante 30 minutos a 158 grados F (70 C) o más puede destruir eficazmente el SARS, la gripa y el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Esto puede hacerse en un horno casero. Como tal, no se hicieron pruebas con virus. En su lugar, los investigadores  se centraron en si la desinfección térmica repetida afectaba a la eficacia de las máscaras para eliminar partículas del mismo tamaño que el coronavirus.

 

Video Columbia University

“Para ello, pusimos las máscaras en las cabezas de los maniquíes y las preparamos para que "respiren" por la nariz y la boca, usando una bomba de vacío. Luego expusimos a los maniquíes al carbono negro (es decir, al hollín) de una lámpara de queroseno, que genera partículas que se superponen en tamaño con las del coronavirus. Determinamos la eficiencia de la filtración comparando los niveles de carbono negro a ambos lados de las máscaras que llevaban los maniquíes. Lo hicimos con dos marcas de respiradores desechables N95 y una marca de máscara quirúrgica desechable, así como con un diseño de cubierta facial casera. Probamos esto repetidamente, y de varias maneras”, explicaron los investigadores mediante un comunicado de prensa.

En primer lugar, para medir la máxima eficacia de filtración y la resistencia de las máscaras desechables, cada tipo de máscara desechable se probó mientras se pegaba con cinta adhesiva o se modificaba para que se ajustara bien a la cara de un maniquí de plástico cuando fuera nuevo, y de nuevo después de cada ciclo de calentamiento.

También le puede interesar: Software de historia clínica electrónica con enfoque de seguridad y gestión para la atención integral de sus pacientes

Después de este proceso se encontró que una marca N95 (3M) y una mascarilla quirúrgica (marca HSl) resistieron los 10 ciclos de desinfección por calor y reutilización, sin reducir su rendimiento. La eficiencia de la filtración fue superior al 95 por ciento durante los 10 ciclos para las mascarillas de respiración N95, y superior al 70 por ciento para las mascarillas quirúrgicas. (En contraste, se evidenció  que la almohadilla nasal de otra marca N95, la Moldex, no pudo soportar múltiples ciclos de ponerse y quitarse el maniquí, ya sea que se calentara o no entre los usos).

Estas pruebas muestran la máxima eficiencia de filtración posible, pero no son representativas de la forma en que la gente normalmente usa máscaras, donde el ajuste puede ser mucho más flojo. Así que, para una segunda serie de pruebas, se obtuvo una forma de cabeza cubierta de silicona blanda para imitar la flexibilidad del rostro humano.

Luego se evaluó la efectividad de las máscaras como se usan comúnmente, simplemente poniendo las correas elásticas alrededor de la cabeza o las orejas sin apretarlas más. Como era de esperar, la eficiencia de filtración de todas las máscaras desechables disminuyó sustancialmente, a alrededor del 40 por ciento. Esto confirma que la eficacia de tales máscaras depende de un ajuste perfecto, y esto puede ser difícil de lograr para muchas personas.

También se probó la eficiencia de filtración de tres cubiertas de tela caseras hechas.

“Hicimos una de un vestido de algodón, una de un suéter de algodón, y la tercera de tela de poliéster. Los tres se usaron en un modo normal en la forma de cabeza de silicona según las instrucciones del CDC. La eficiencia de filtración de las cubiertas de tela de algodón casera en el uso normal fue del 55 por ciento, mientras que la cubierta de poliéster llegó a cerca del 40 por ciento, casi lo mismo que las máscaras de grado médico de ajuste flojo. Esto sugiere que las máscaras de algodón caseras podrían funcionar mejor que las máscaras desechables de ajuste holgado, mientras que las de poliéster podrían ser más o menos iguales”, contaron los expertos que están llevando a cabo la investigación.

Se calentaron las máscaras caseras para desinfectarlas, lo que parecía no afectar la eficiencia de la filtración. Los científicos recomiendan recomienda lavar y secar tales cubiertas en casa y anticipamos efectos insignificantes en la eficiencia de esto también.

“Cuando desinfecten sus máscaras en casa, les recomendamos que coloquen las máscaras en una bolsa de horno o en una olla a presión durante el calentamiento, en lugar de ponerlas directamente en el interior del horno”, dijeron.

Los expertos agregaron que “todo lo que sabemos hasta ahora sugiere que llevar casi cualquier tipo de mascarilla en público es mejor que nada; que lo mejor es un ajuste apretado; y que, con ciertos límites, muchos tipos de mascarillas pueden reutilizarse fuera de los entornos médicos”.

Visto 4714 veces Modificado por última vez en Wednesday, 22 April 2020 11:25